English Spanish
Home Links Contacts Give us a link
 
Main Cities
Historia de Siena y de Italia


La leyenda dice que Siena fue fundada por el hijo de Remo  y sobrino de Rómulo; por lo que el símbolo característico de Siena es una loba amamantando a ambos (fotos 1 y 2). Este símbolo ha ido variando de pueblo a pueblo en la ciudad. También se dice que Siena debe el origen de su nombre a una tribu etrusca, a la familia romana Saenii o incluso a la palabra latina senex que significa hombre viejo y sabio.
Los primeros registros que se conocen de los habitantes de la región hacen referencia a la tribu Saina, un grupo etrusco que también habitó otras ciudades de la Toscana, aproximadamente entre el 900aC y 400 aC.
La tan bien desarrollada civilización etrusca modificó varios aspectos de la geografía de Italia central e introdujo varias innovaciones en el campo de lo arquitectónico. Por ejemplo, supieron construir sistemas de riego de avanzada para poder sacarle provecho a la tierra que había sido infertil, y construyeron sus pueblos en la ladera.
Siena se encuentra donde estaba antes Saena Julia, un asentamiento romano en los tiempos del emperador Augusto. Los primeros registros de Saena Julia figuran en un documento romano que data del 70AD. Se cree que los Senones, una tribu de Gaul, estuvieron al mando de la ciudad por un largo período.
El tiempo en el que Siena permaneció bajo el poder de los romanos no fue una época próspera; y esto se debía a que su ubicación no era la mejor, por lo que no tenían muchas posibilidades para el comercio. La fe cristiana llegó aquí en el siglo VI dC. Gracias al control de los Lombardos en la región, Siena y otros pueblos cercanos se volvieron centros muy prósperos al fin. Cuando las rutas de comercio conocidas como Aurelia y Cassia se volvieron muy peligrosas debido a los ataques de los bizantinos, los Lombardos decidieron modificar los itinerarios entre el norte y Roma haciéndolos pasar por Siena, lo que convirtió a esta ciudad en un centro de comercio en crecimiento en una ruta que generaba un alto ingreso económico.
Las familias sienesas de más alto rango tienen sus orígenes en el tiempo en que Carlomagno se apoderó de Siena. En ese período Siena desbordaba de capataces francos que se unían a estas familias a través del matrimonio. Sus relaciones dejaron rastros por toda la ciudad. El poder del feudalismo comenzó a debilitarse; y cuando la Gran Condesa Matilda de Canossa, también conocida como Matilda de Toscana, falleció, comenzó la era de las ciudades-estado en la región.
Fue en esta época que Siena se convirtió en una central de préstamos y fue indispensable en las negociaciones con los comerciantes de lana. Al comienzo, el control de la ciudad estaba en manos del obispo; pero más tarde éste requirió de la nobleza para hacer frente a la lucha de poderes con Arezzo, y debió ceder parte de su poder a los nobles. Para el año 1167, esta baja de poder en lo que respectaba a temas terrenales llevó a la declaración de la independencia de Siena del poder del obispado. Su constitución se convirtió finalmente en un hecho en el año 1179.
En los años que siguieron, se construyó la mayoría de lo que hoy podemos apreciar en Siena; como ser su esplendor gótico y edificaciones principales, que mostraban al mundo qué poderosa y rica era. En la primera parte del siglo XIII, se terminó la construcción del duomo de Siena y de la Piazza del Campo, hoy en día dos de los puntos más atractivos y emblemáticos de la arquitectura gótica en toda Europa. La construcción de más calles llegando a esta piazza, el hecho de que allí también se llevaran a cabo deportes y carreras e incluso el mercado de la ciudad hicieron de Piazza del Campo un espacio vital en la ciudad, donde la gente se congregaba y se desarrollaba de algún modo la vida civil. En 1194, se construyeron unos muros donde hoy se encuentra el Palazzo Pubblico. Estos muros se levantaron para poder prevenir la erosión del suelo que arruinaba el desarrollo del área.
A comienzos del siglo XII, el poder aristocrático fue desplazado por una comuna autónoma. El poder de la república se encontraba en cónsules que eran más representativos de los poblani (la gente común). Los territorios de Siena se volvieron más grandes a medida que la nobleza feudal cedía a la ciudad su poder. La política interna en la República de Siena se vio manchada por las diferencias entre la nobleza y los poblani mientras que políticas externas intensificaron la lucha por el poder entre Siena y Florencia. En el siglo XIII, quienes apoyaban a los Gibelinos dominaban en Siena, mientras que Florencia había optado por ponerse del lado de los Guelfos. Esta larga y sangrienta oposición se convirtió en la base de parte de la Divina Comedia de Dante.
Uno de los eventos más significativos en esta lucha entre Siena y Florencia era la Batalla de Monaperti. Incluso hoy se mantiene viva esta rivalidad cada vez que ambas ciudades se enfrentan en algún deporte, y es muy común escuchar a los sieneses cantar '¡Recuerden Montaperti!' en algún partido. La batalla se llevó a cabo el 4 de septiembre de 1260, con el rey Manfred de Sicilia aliado a los Sieneses en contra de los Florentinos. El ejército sienés, con sus 20.000 integrantes, derrotó al florentino, que contaba con 33.000 soldados. Siena ya se había encomendado a la Vírgen María, una costumbre que se repitió muchas veces en su historia, incluso durante la Segunda Guerra Mundial.
Antes de la batalla, quien estaba a cargo del ejército de Siena, Bonaguida Lucari, los sieneses, el clero y el obispo encomendaron Siena a la Vírgen, una señal de alianza entre el poder terrenal y la Iglesia Católica. Esta es la historia que ha sido registrada, pero la versión legendaria agrega que el campo de batalla fue envuelto en una nube que ayudó a los sieneses a obtener finalmente la victoria. Volviendo a los registros históricos, los florentinos fallaron en sus ataques y fueron traicionados por hombres en sus propias fuerzas que lograron un estado de anarquía y dividieron el ejército. El número de muertos en el ejército florentino alcanzó los 15.000.
En los siglos X y XI, la ciudad se expandió hacia el Este primero, y luego hacia el Norte. En este período, la ciudad construyó muros para defenderse, y otros muros fueron construidos antes de que terminara el siglo XIII. Incluso hoy todos estos muros aún se encuentran erguidos y pueden apreciarse.
En el año 1240 se fundó la Universidad de Siena. Su facultad de Derecho y la de Medicina eran y siguen siendo de las más reconocidas en toda Italia.
El arte se desarrolló en Siena y Florencia en forma de dos estilos diferentes en los siglos XIII y XIV. A comienzos del siglo XV, luego de que la familia Visconti fuese derrocada, diez priores ejercieron su control en Siena. Cuando Pio II, hijo de Siena, asumió el Papado, los Piccolomini y otros miembros de la nobleza pudieron volver a Siena. Esto duró hasta que el Papa falleció y los poblani volvieron a tomar el control de la ciudad.
Monte dei Paschi (Foto 3) surgió en el año 1472 y aún sigue funcionando, lo que lo convierte en el banco más antiguo del mundo entero. La nobleza dominaba la ciudad cuando Pandolfo Petrucci tomó el control en 1487, con el apoyo de los florentinos y Alfonso di Calabria. Su mando resultó muy eficiente y próspero. Era un mecenas del arte y la ciencia, y protegió a Siena de Cesare Borgia. Cuando murió, en el año 1512, el poder se concentró en las manos de Borghese, su hijo, expulsado por Raffaelo Petrucci con el apoyo de Leo X.
Fabio Petrucci, el último representante de la familia, fue derrocado en el año 1523 por los sieneses. La lucha por el poder comenzó entonces otra vez, y los poblani expulsaron el partido noveschi, que contaba con el apoyo del Papa Clemente VII. El ejército que éste había ordenado que tomase control de la situación se rindió en Camollia en 1526. Este conflicto fue muy beneficioso para Carlos V para establecer su fuerte de armas en la ciudad, el cual permaneció allí hasta que los sieneses y franceses obligaron a los soldados españoles a abandonar Siena en el 1552. Entonces Carlos V sitió la ciudad, con Gian Giacomo Medici al mando; un acto que encontró a los florentinos y el imperio aliados.
La República de Siena fue abolida en el año 1555, luego de un año de la Batalla de Marciano, cuando Piero Strozzi, el lider del ejército sienés, fue derrotado por los florentinos. Alrededor de 700 familias se refugiaron en Montalcino, que luego se llamó República de Siena en Montalcino. Su resistencia duró hasta 1159. Felipe II de España concedió a los Medici Siena y otros fuertes en la costa que pertenecían al estado de los presidi porque sus deudas ya eran demasiado grandes. Siena fue parte de este ducado hasta que Italia se unificó, en el año 1860.

 



 
Toscana